Un restaurante en: Santander



Muy buenos días.

Hoy quiero recomendar un restaurante en Santander, un sitio nuevo. Aproximadamente hace dos meses que abrió sus puertas y tengo que ponerle muy buena nota, por trato, calidad y servicio. Hoy os cuento mi experiencia en:





Situado en la calle del rubio, en el número cuatro, justo al lado del museo de Bellas Artes, se encuentra este local. Aires marineros en la decoración te reciben con un abrazo en este restaurante de ambiente muy  acogedor, sus colores suaves en blanco y azul que dan calidez a este restaurante de Santander, la luz, los adornos y el mobiliario del local crean un espacio lleno de armonía que invita a estar relajado en este lugar.


Una pequeña carta con platos tradicionales de lo más apetecibles son la carta de presentación de La Taberna del Herrero de Santander, todo un lujo poder degustar este tipo de platos en un restaurante. En mi caso los huevos rotos con jamón son una especialidad que pocas veces me atrevo, pero decido darme el capricho, extraordinarios diría yo, el plato estaba espectacular, acompañamos con unas verduras y un plato de cecina. Las cantidades son buenas por lo que te quedas fenomenal y todo estaba muy rico.


Llegada la hora del postre, aparece el camarero con un carro de postres, el carro de la tortura, un carro lleno de apetecibles dulces a los que no puedes decir que no. En un lado del carro veo mi tarta preferida, una tarta de hojaldre y mantequilla de la Confitería Santos de Torrelavega, a la cual no puedo decir que no y la pido, es imposible decir que no a cualquiera de los postres que te ofrecen, la foto lo dice todo.

Tarta de Confitería Santos (Torrelavega)


Tanto el servicio como la comida estaba todo en su punto, bien presentado y quiero destacar la profesionalidad de los camareros, se nota la experiencia y debo felicitar a todos ellos por el trabajo que hacen.

Hasta aquí mi experiencia en La Taberna del Herrero, un restaurante de Santander que ya lo tengo en mi lista de restaurantes Con S de Su.

Te dejo un enlace aquí a la web para que tengas toda la información que necesitas.

Desearte un buen comienzo de semana, feliz día.





Un restaurante en: Segovia



Muy buenos días.

Hoy tengo que recomendar un restaurante en Segovia, tengo que recomendarlo en mayúsculas, por trato, por servicio y por supuesto por calidad, hoy tengo que hablar de:




Foto:Segoviaudaz.es

Durante mi estancia de fin de semana en Segovia he tenido la oportunidad de cenar en el Restaurante California, un sitio un poco más apartado del centro turístico de la ciudad, pero que debe estar en vuestras guías como visita obligada. Si lo que te gusta es el buen comer, este restaurante es una opción a tener muy en cuenta en tu lista de restaurantes de la ciudad. 

Esta vez sí tenía reserva, había leído buenas críticas y como de costumbre me gusta hablar de mis experiencias personales, así que allí me fui.

Entrando en el restaurante te reciben con una sonrisa, el dueño Emiliano y el camarero César, unos grandes profesionales de trato al cliente, amables y pendientes en todo momento de cada una de las mesas, un gran trabajo. 

El Restaurante California tiene una decoración clásica de restaurante tradicional Segoviano, un espacio no demasiado grande pero muy acogedor. La carta está compuesta por platos de cocina tradicional con toques distintos que hacen a cada plato especial. Todos los platos que allí se describen estaban diciendo pídeme, como no sabíamos que escoger, nos ayuda César muy amablemente, entonces comienza el espectáculo.

Un detalle que me gusto fue que nos trajeran unos pequeños botes con varios tipos de sal, de todos los gustos y sabores, una maravilla para saborear.



De primero tomamos una ensalada con fruta a la plancha, queso, frutos secos, naranja y manzana con peta zetas,  si digo espectacular es poco, una explosión de sabores nos cautivó. Te recomiendo probarla sin duda alguna.



Después tomamos un bacalao rebozado con mermelada de frambuesa, simplemente increíble. Habíamos oído hablar de los postres del California pero fue imposible, nos quedamos tan satisfechos, que era imposible seguir comiendo, las raciones son abundantes y nos gusta comer pero para cenar era demasiado.



Después de cenar, charlamos amablemente con Emiliano, contando historias de los veranos por el norte con su familia.

Dar las gracias a Emiliano y Cesar por el trato recibido, volveré.


Si visitas Segovia, no te lo puedes perder, yo volveré y me reservare para el postre.

Ya me despido deseando que tengas un feliz día.